Industrias Recio

Héctor  Orrantia  Coppel era  un  escéptico de  la consultoría externa porque pensaba que nadie podría decirle  cómo hacer lo que  venia haciendo  en  su negocio  desde hacía  muchos años. Sin embargo, al ver frenada su producción, decidió investigar sobre la posibilidad de  trabajar con  Aurum Consulting Group.
“Le pregunté a los directivos de Premier Chevrolet por qué a ellos les estaba yendo muy bien y me dijeron que estaban trabajando con Aurum desde hacía un tiempo y les estaban dando resultados, les llamé y les pedí un presupuesto”, recuerda.

El primer beneficio que encontraron los directivos de Industrias Recio fue que se lograron los objetivos por los que se contrató a Aurum Consulting Group, ya que la productividad se elevó en un 24 por ciento y se sistematizaron y automatizaron algunos procesos.

“Hubo un momento en que sentí el atorón en la producción y dije ya es hora de ver a un experto externo”, comenta. Tú tienes que estar dispuesto a mejorar, expresa. “Lo que me gustó mucho es que tuvimos una persona de tiempo completo con nosotros, los 10 meses en una de nuestras plantas. En la segunda planta los volvimos a contratar para que nos ayudaran con otro aspecto: la calidad”.

En la contratación de una consultoría se debe tener claro lo que se quiere, metas que quieres lograr, para que la consultoría sea lo que necesitas, asegura Orrantia Coppel. El costo de la consultoría, indica, se diluye gracias a los beneficios tangibles que se derivan de ese trabajo. “Yo recomendaría que hagan la inversión en consultoría con objetivos muy claros y podrán ver que se paga sola”, señala el directivo de  Industrias Recio.