fbpx

ÁLICA AUTOMOTRIZ

Álica Automotriz, división del Grupo Empresarial Álica, fundado por Antonio Echevarría Domínguez y dirigido por Antonio Echevarría García, es el corporativo más grande de Nayarit, debido a la gran cantidad de empleos que genera y al desarrollo que produce.

La empresa es una distribuidora de automóviles de FCA (Fiat, Chrysler, Jeep, Dodge, Ram y Mitsubishi) que ofrece servicios y refacciones para estas mismas.

Álica Automotriz tiene como propósito satisfacer a sus clientes con productos y servicios de calidad, generando un valor agregado a la compañía, a los trabajadores y a los accionistas.

Debido a problemas internos y a la crisis automotriz y de seguridad de años pasados, la empresa no levantaba sus ingresos ni sus clientes. Por ello, Álica Automotriz inició la búsqueda de una consultora que revisara sus procesos y que ayudara a cumplir sus objetivos y metas. Fue así como se encontró con los servicios de Aurum Consulting Group, una de las principales firmas de consultoría en el país.

El primer acercamiento se dio entre el Consejo de Administración de la compañía y la consultora para poner en marcha el proceso de mejoramiento interno. Uno de los primeros pasos fue hacer un análisis de la empresa. Persona a persona, los colaboradores fueron entrevistados para recabar información interna. Al mes y medio, en presencia del Consejo y del director de la automotriz, se dieron a conocer los resultados, los cuales arrojaron un clima laboral y una comunicación interna diferentes a lo esperado por los directivos, por lo que Aurum y Álica Automotriz decidieron implantar un sistema en el que la empresa se comprometiera a sacar adelante su trabajo bajo la metodología de Aurum.

Juan Luis Chumacero Díaz, gerente general de Álica Automotriz, señala que la inversión era significativa para ellos. Sin embargo, pidió voto de confianza al Consejo y aseguró que renunciaría a la empresa si no se mostraban resultados con la consultoría de Aurum.

Se empezó a trabajar con todos los gerentes y trabajadores, quienes asumieron el compromiso. El principio fue difícil, pues la metodología amarra y compromete a todos, comenta Chumacero Díaz. Pero los cambios se notaron; el principal, la empresa supo a fondo cómo funciona cada departamento, dando como resultado una mejor interacción con el personal y el conocimiento de la labor de cada área.

La implantación de la metodología se inició en diciembre de 2012 y terminó en noviembre de 2013. Para 2014 ya se trabajaba con el programa de la consultora y las ventas se incrementaron significativamente.

El gerente general recomienda el proceso de consultoría y menciona que todo el Grupo Álica se rige actualmente con la metodología de Aurum, ya que los instrumentos y las herramientas aplicadas llevan a que todos los trabajadores conozcan y entiendan el proceso interno de la compañía.

“Aparte del incremento en ventas, otro beneficio del programa de Aurum es la comunicación interna entre departamentos y gerentes. La empresa definió lo más importante que se necesitaba: la satisfacción del cliente. Si el cliente no está satisfecho, el gerente habla con él y le pregunta cómo se puede hacer para tenerlo complacido”, menciona el gerente de Álica Automotriz.